Menú Cerrar

PROGRAMA

ALINEACIÓN ESTRATÉGICA DEL EQUIPO

Una de las responsabilidades esenciales de los líderes es alinear al equipo de trabajo para lograr alcanzar la visión y las metas de la organización y obtener los resultados esperados.

Cuando hay alineación del equipo, las personas trabajan motivadas, además, las personas no sienten que están renunciando a sus intereses y proyectos personales a favor de la visión y los objetivos del equipo y los fines de la organización, sino que la visión compartida y comprometida se transforma en una prolongación de sus visiones personales, en las que estas últimas crecen y se fortalecen en la medida que la visión de la organización se cristaliza. Las personas descubren cómo sus visiones personales cobran vida en la visión de la organización, porque sienten que caminan en la misma dirección.

El alineamiento es una condición necesaria para que la energía de la persona no se disperse o derroche, sino que sea canalizada con enfoque y en forma productiva. Más allá de “seguir una línea”, el término “alineación” es vincular a las personas con un ideal y en el caso de equipos de trabajo es el esfuerzo necesario para alcanzar en conjunto los objetivos de la organización. 

Por ello, las acciones de nuestro equipo deberán estar ligadas constantemente a las prioridades de la organización.

Un equipo alineado que conoce los objetivos de negocio y trabaja hacia el rumbo adecuado, será sin duda un mejor equipo. La alienación promueve que ese conjunto de personas alcance su verdadero potencial,  puesto que la razón de existir del equipo es lograr un propósito común. De esta forma,  la misión del líder es coordinar las capacidades y talentos de todos sus miembros en pro de su objetivo y favorecer la cohesión entre los intereses individuales y del negocio.

Se tienen múltiples y virtuosos beneficios cuando se logra una verdadera alineación. En este caso, el líder entonces actúa como facilitador para priorizar en conjunto los proyectos del área de acuerdo a los objetivos de negocio, en los cuales se logra la administración efectiva de los recursos no sólo financieros, sino recursos humanos clave;  con enfoque en lo que realmente es importante y apoyo a la toma de decisiones al mejorar la comunicación.

También se logran los objetivos y se fomenta el reconocimiento al equipo de parte de la organización. Esto último le motiva,  inspira, compromete y le da solidez, pues  la desmotivación a menudo es señal de la falta de sentido, de visión, de rumbo.

La falta de alineación, promueve en gran medida las disfunciones de los equipos de trabajo, que suelen padecer de  cinco disfunciones básicas:

  • Ausencia de confianza.
  • Temor al conflicto.
  • Falta de compromiso.
  • Falta de responsabilidad.
  • Desatención a los resultados.

Todas ellas relacionadas entre si, por lo que una buena alineación puede ayudar a combatirlas.

Ausencia de confianza entre los miembros del equipo. Siendo la confianza el corazón que une a los miembros de un equipo, su ausencia pone en riesgo al equipo mismo. Esta carencia surge por la indisposición de cada individuo a ser vulnerable frente al grupo. En este contexto, el término “confianza” significa que cada miembro confía en las intenciones del otro,  la alineación de nuestros equipos refuerza la confianza, cada uno de los integrantes sabe los objetivos que deben alcanzarse y la manera como su participación contribuye en este propósito.

El temor al conflicto aparece cuando persiste la falta de confianza en el equipo. En este momento los individuos se creen incapaces de expresar libremente sus diferentes puntos de vista, evitando debatir minucias o temas cruciales. Al ejercer la alineación se promueve dentro del equipo la comunicación y se crea el entorno propicio para generar conversaciones productivas.

Falta de compromiso. Se corresponde a la falta de debates abiertos en el equipo. Al no existir un debate abierto y respetuoso, poco a poco se van tomando decisiones sin el convencimiento del equipo lo cual genera la falta de compromiso. Con la alineación del equipo, las decisiones son tomadas en conjunto y éstas cobran entonces un sentido “perfecto”, lo que compromete a los miembros, compromiso muy difícil de evadir una vez que se toma como consecuencia del convencimiento, transparencia y respaldo de cada integrante.

Falta de responsabilidad. Sin comprometerse con un claro plan de acción, tarde o temprano los miembros vacilaran en su capacidad de respuesta. En este caso, la alineación y las consecuencias que emanen de ésta, están orientadas al aporte a los miembros del equipo, de estímulos que los motive, aliente y suministre herramientas necesarias que contribuyan a reforzar su responsabilidad.

Desatención a los resultados. Esto ocurre cuando los miembros del equipo sitúan sus necesidades individuales o incluso las necesidades de sus departamentos por encima de las metas colectivas del equipo. Esta condición puede generar incapacidad para hacerse responsables mutuamente creando un ambiente en que puede prosperar las disfunciones explicadas. Con la alineación del equipo se definen objetivos claros y medibles que involucren a todo el equipo en forma integral e individual.

Si bien la alineación de nuestros equipos de trabajo no garantiza el éxito, seguramente la ausencia de ésta sí nos conducirá  al fracaso. Por ello, no sólo debemos ver al equipo como un grupo de individuos que tenemos a nuestro cargo, sino  facilitar la formación de auténticos equipos de alto desempeño.

Como líderes de áreas, nuestra responsabilidad es formalizar los esfuerzos para perfeccionar la alineación. No es un trabajo de un día:  deberá ser un esfuerzo constante de verificar el rumbo y confirmar que cada miembro tiene clara la meta.

Lograr que las personas «remen hacia la misma dirección» ayuda a llegar más rápidamente a la meta, logrando un eficiente uso de los recursos, lo que genera compromiso y motiva a cada uno de sus miembros.

Estar alineados, en fin,  evitará que nuestro equipo presente alguna de las disfunciones mencionadas, es por ello que una de las responsabilidades más importantes como líderes es la de alinear el equipo a los objetivos establecidos, y probablemente será necesario ocasionalmente, realinear al equipo para garantizar un buen seguimiento a las metas.

Si necesitas una propuesta, escribenos ....

PLAN DE TRABAJO

Para la Mentoría en Alineación de equipos, se requiere en un primer plano, alinear el equipo de líderes involucrados en el proceso operativo, para ello, planteamos un conjunto de actividades fundamentales como lo son:

Desarrollar la necesidad de Trabajar en equipo, aceptando y vivenciando que un grupo tiene personas que solo se dedican a alcanzar una meta y lograrla sin importar el precio, la mayoría de las veces fracasan ya que no trabajan en equipo, mientras que un equipo es un grupo de personas que trabajan juntos, sabiendo el trabajo de cada uno, un equipo son aquellas personas logran vencer cualquier obstáculo sabiendo que son mejores. Para ello se desarrolla una actividad centrada en la lectura y discusión pormenorizada de una obra sobre “trabajo en equipo” renunciando a la individualidad o al hermetismo del conocimiento.

Metodología:

  1. Lectura del libro propuesto por el mentor.
  2. Responder preguntas básicas sobre el libro.
  3. Reflejar el contenido del libro en el equipo de trabajo.
  4. Identificar personajes clave en el equipo de trabajo.
  5. Discusión abierta sobre lo observado y desarrollo de un plan de acción.
  6. Desarrollar metas y plan de seguimiento.

Determinar la necesidad de generar integración del equipo, comprendiendo que el equipo supera cualquier obstáculo. Para ello se desarrolla una actividad centrada en la lectura y discusión pormenorizada de una obra sobre “los principios fundamentales del trabajo en equipo”, que conduzca a establecer estrategias que orienten al equipo a reconocer que su trabajo vale la pena y es importante, que cada miembro del equipo  debe saber lo que debe hacer, estar en control para alcanzar las metas; compartiéndolas y entendiéndolas; sin tener la necesidad de que sean impuestas o que se deba estar repitiendo cómo hacer el trabajo, y por último, propiciar un ambiente de trabajo armónico mediante el reconocimiento de los logros alcanzado.

Metodología:

  1. Lectura del libro propuesto por el mentor.
  2. Responder preguntas básicas sobre el libro.
  3. Reflejar el contenido del libro en el equipo de trabajo.
  4. Identificar personajes clave en el equipo de trabajo.
  5. Discusión abierta sobre lo observado y desarrollo de un plan de acción.
  6. Desarrollar metas y plan de seguimiento.

Abrir puertas al disfrute en el trabajo, la eficacia de un equipo radica en la capacidad de su motivación, por ello es fundamental aceptar la necesidad de enfrentar adversidades que comúnmente pueden encontrarse en los ambientes de trabajo, para lo cual es necesario un cambio de actitud de los lideres, con el que a futuro se puede contagiar al resto del grupo de trabajo. Aunque no puedas elegir el trabajo siempre puedes elegir cómo lo vas hacer, esta es una elección Individual que los lideres deben tomar todos los días al abordar su espacio de trabajo, rompiendo cada día la idea de quedarse estancados en una zona de confort, sino todo lo contrario, crear nuevas expectativas diarias para que nos guste y disfrutemos lo que hacemos.

Metodología:

  1. Lectura del libro propuesto por el mentor.
  2. Responder preguntas básicas sobre el libro.
  3. Reflejar el contenido del libro en el equipo de trabajo.
  4. Identificar personajes clave en el equipo de trabajo.
  5. Discusión abierta sobre lo observado y desarrollo de un plan de acción.
  6. Desarrollar metas y plan de seguimiento

 

Grupos Activos

1
Hola
¿En que podemos apoyarte?
Powered by