fbpx
Menú Cerrar

MOMENTO DE EMPRENDER

EL C.R.P DEL LÍDER EVOLUTIVO

COMUNICACIÓN EFECTIVA - RELACIONES ARMONIOSAS - PRESENCIA DINÁMICA

"El mundo de los negocios evoluciona constantemente, y con ellos los estilos de gerencia, pues entonces, el Liderazgo tambien debe evolucionar, pero hay elementos que deben mantenerse a pesar los cambios en el entorno"

Ing. Gerardo Guerra Rincón, Esp.

En el camino de la gerencia, existen elementos que pueden varían y que en efecto varían, y estos son consecuencia de los entornos a los que como personas que ocupamos cargos de liderazgos, nos enfrentamos cada día, sin embargo, existen también actitudes que definen a los líderes que hemos denominado Líderes Evolutivos y es que, los nuevos modelos de negocios, en entornos cambiantes y retadores, como los que se están viviendo, requiere de acciones retadoras y adaptables a las necesidades de cada situación.

Es por ello, que en la apertura de este año 2021, al madurar la idea de un liderazgo carismático, que sucumbe ante un liderazgo situacional, y que a su vez se ve rápidamente desplazado por un liderazgo colaborativo, surge la pregunta ¿y es que la evolución del modelo de liderazgo no se detendrá? y la respuesta sale a la palestra inmediatamente, pues el líder es actitud y acción, combinada con pasión y dedicación, es una mezcla que obliga, a quienes quieren ser orientadores de caminos, guías en procesos y conductores de proyectos, a Evolucionar para adaptarse rápidamente a los entornos, por demás cambiantes.

Esta situación, nos sumerge en un profundo análisis en la búsqueda de los elementos comunes que deben prevalecer en un Líder, independientemente del entorno y de los procesos cambiantes, y que deben ser parte del sistema del Líder Evolutivo actual, es decir, del Líder que debe evolucionar constantemente para ajustar sus acciones según el entorno reinante y las exigencias que este presenta a los equipos, claro estas, si queremos que dichos equipos sean altamente eficientes y productivos. 

Luego de una profunda revisión comparativa de los diferentes modelos de liderazgo, ver sus aspectos más resaltantes, y con un enfoque holístico, pudimos corroborar, que existen fundamentalmente tres elementos que se deben mantener estables en el Liderazgo, para de esta forma lograr una evolución acorde a las exigencias, sin perder el contacto con el equipo, mantener su presencia y lograr la integración, Estos elementos los hemos definidos como el CRP de un Líder.

Ahora bien, para comprender a qué nos referimos con “sin perder el contacto con el equipo, mantener su presencia y lograr la integración”, es necesario aclarar, cuál es el principal objetivo de un Líder Empresarial, independientemente de su estilo de liderazgo, así podemos entonces decir que  el principal objetivo de los líderes es motivar a otros para tomar decisiones y ejecutar acciones alineadas con la visión de la organización, los objetivos y la estrategia. Esta habilidad, más allá de las técnicas que deben dominar, es la más intangible y, lamentablemente, la más escasa en las organizaciones al día de hoy, y es así, como llegamos a detectar y dar forma a los valores o habilidades que deben prevalecer en un Líder, sin importar su estilo, resaltando los siguientes tres elementos fundamentales en cualquier modelo de liderazgo, y nos referimos a:

COMUNICACIÓN EFECTIVA 

Uno de los elementos que normalmente surgen de una auditoría organizacional es oportunidades de mejoras en los niveles de comunicación, es decir, “el cómo nos comunicamos”, y al indagar en los equipos, se puede constatar que, según su percepción, la comunicación es algo instintivo que todos deberían dominar, pues es lógico pensar que todos nos sabemos comunicar. Pero, ¿qué tan seguro se está de esta aseveración?

Cuando profundizamos en la revisión de los resultados y nos enfocamos en el elemento Comunicación, una de las situaciones que surgen en la revisión, es que se observa que cuando los líderes o los diferentes niveles de mando, intentan establecer un canal de comunicación con los colaboradores, da la impresión que estos escuchan ideas o conceptos diferentes a los que el Líder intenta comunicar o quiere expresar, y es ahí donde la malinterpretación, frustración y ciertos conflictos se hacen presentes.

Esto puede parecer no positivo a la vista de cualquier líder, pero no es lo peor, pues en la mayoría de las veces, quien comunica busca realizar un “feedback” de lo comunicado por él, y lo realiza desde lo que su percepción le dice que trato de comunicar sin considerar el buscar las razones o los porque la comunicación no llegó, es decir, que elementos en mi proceso de comunicación no fueron claros que no permitieron que el mensaje llegará, y eso se refiere a realizar una revisión desde el emisor del mensaje, y no desde el receptor del mensaje, pues es un hecho demostrado en muchos estudios sobre la comunicación, que refieren a que “no hay ideas mal interpretadas, solo mensajes enviados en forma equivocada”

Es por ello que, en todo proceso de comunicación, se requiere evaluar el mensaje a enviar, y adecuar el verbo al escenario que será dirigido para buscar ser claro, conciso y concreto, dicho de otra forma, se debe buscar tener una comunicación efectiva, que es indiscutible que requiere aprender ciertas habilidades, para transformar nuestro espacio de comunicación con el objeto de influir en él y hacer llegar nuestro mensaje en forma eficiente y eficaz.

Consideramos importante en este momento, y en beneficio de lo que planteamos, que es oportuno definir que la Comunicación Efectiva es un medio de transferencia de información en donde quien transmite el mensaje o “Emisor” lo hace de modo claro y entendible para quien recibe el mensaje o “Receptor”, sin que se genere confusión, dudas o interpretaciones erróneas. En este sentido, la Comunicación Efectiva no tiene que ver con el contenido del mensaje, con el motivo del mismo, tampoco si lo que se comunicará es o no grato al Receptor, tiene que ver con la forma comunicacional y los elementos que son parte del proceso de Comunicar, por ejemplo, nos comunicamos simplemente el realizar una invitación a un evento o al informar a un colaborador que debemos prescindir de sus servicios. En cualquier caso, el mensaje debe darse sin rodeos, en forma educada, breve, con palabras que no presenten ambigüedades, sin incluir “peros”, y si es oral, con tono firme, aunque no autoritario, con un lenguaje “no verbal” o corporal, también adecuado al momento, de esta forma, si se pretende decir algo serio, entonces debe mantenerse una postura acorde, si por ejemplo, debemos comunicar a un colaborador que prescindiremos de sus servicios, una postura relajada y una sonrisa en los labios, no será creíble, o por lo menos resultará dudosa la comunicación.

En orden de lo que se plantea, es fundamental comprender que para que tenga éxito esta comunicación, la clave se encuentra en utilizar información que ha sido verificada y es precisa en su contenido. De esta manera, se evita malentendidos o interpretaciones incorrectas de ambas partes, además, ambos interlocutores tienen la responsabilidad de enviar información que no genere confusión o dudas. No solo se trata del contenido del mensaje, también la intención del mismo. Se puede hacer propuestas, informar o también resguardar datos importantes que se deben mantener en secreto.

Es importante resaltar que, en una comunicación efectiva, el mensaje transmitido no sólo debe ser formulado desde la racionalidad, sino también desde la emocionalidad, se debe de formular un mensaje racional, pero también debe contener su aporte emocional.

Es importante resaltar que en el proceso intervienen diversos elementos, sobre todo cuando se trata de convencer con respecto a una propuesta o idea. Para ello se pueden emplear diversas estrategias que ayuden a captar la atención. En este sentido, presentamos algunas estrategias o técnicas de una comunicación efectiva, para que su enfoque está orientado a la eficacia de los elementos de la comunicación en relación a lo siguiente:

Emisor y receptor como interlocutores de la comunicación: siendo el emisor el que elabora el mensaje e imprime la intención, y el receptor quien recibe el mensaje, modificando su conducta, lo más importante es la comprensión y tolerancia de las diferencias individuales evitando la generalización y distorsión de la información.

El Mensaje: en referencia al conjunto de signos que comunican algo compuesto de significante y significado, el mensaje debe tener una coherencia entre ellos, siendo el significante aquello que percibimos, y el significado aquello que entendemos.

El Canal: como el medio en que se transmite el mensaje, debe encontrar las herramientas correctas para una comunicación eficiente, como por ejemplo, el uso de la tecnología de información y la comunicación conocidas como TIC.

De esta forma, la comunicación efectiva se caracteriza por transmitir un mensaje de manera que cumpla con los objetivos esperados por el emisor hacia el receptor. También se caracteriza por resolver el problema de la interpretación que le dan los interlocutores al mensaje, por ello, para que una comunicación sea efectiva, los interlocutores deben buscar la comprensión uno del otro, a través de la elaboración de un mensaje claro, preciso y breve. Esto significa que este mensaje debe ser:

    • De fácil comprensión.
    • Que exprese objetivamente lo que se quiere decir.
    • Expresar únicamente lo intencionado.

Es por ello que, al hablar de Comunicación Efectiva, debemos considerar que el término implica una comunicación asertiva. En este sentido, la comunicación asertiva se refiere a la utilización de la inteligencia emocional para que los elementos de la comunicación no verbal como, por ejemplo, el tono de voz, puedan complementar y facilitar la emisión y comprensión del mensaje y no dificultar el sentido del mismo.

Por otro lado, para una comunicación efectiva es necesaria una comunicación eficaz, significando el logro de los objetivos esperados en términos de calidad y satisfacción en el resultado del mensaje.

Al conseguir los objetivos del mensaje transmitido, la comunicación se vuelve efectiva, cumpliendo con los efectos finales esperados, así, la comunicación representa ser una herramienta primordial para poder fomentar el establecimiento de relaciones productivas y beneficiosas. En el caso del ámbito laboral, se garantizará mejorar notablemente la productividad y las relaciones. Así los colaboradores podrán lograr establecer lineamientos precisos, habrá confianza y se tendrán los mejores resultados.

RELACIONES ARMONIOSAS

Las relaciones armoniosas son aquellas que se llevan adelante con calma y con tesón. Son relaciones basadas en la comprensión, tolerancia, empatía y compromiso. Al hablar de relaciones armoniosas, nos referimos a que el líder es responsable de promover la armonía.

Mantener un buen entorno laboral es una meta indispensable de toda organización. Si promovemos un proceso motivacional y armonioso, por naturaleza vamos a sentirnos bien con nuestro yo interior y seguramente la reacción será afirmativa en el lugar donde nos desempeñamos, compartimos ideas y tareas diariamente.

Un Líder es responsable de promover y asegurar un adecuado clima organizacional y promover relaciones armoniosas entre los miembros del equipo, pues parte del éxito de su gestión, se enfoca en los niveles de motivación de sus colaboradores, sus actitudes y opiniones, que pasan a ser un aspecto clave de la misma. Entonces, ¿es necesario llegar al extremo de utilizar métodos o rituales para que fluya o exista la armonía? Y la respuesta clara, concreta y precisa, es SI!.

Un ser humano armonioso, relajado e ilusionado tiende a desempeñar satisfactoriamente su rol interno y externo, optimizando resultados a través de un buen clima laboral y motivado, acompañado de:

    • Excelentes condiciones de trabajo que contribuyan al desempeño ordenado y tranquilo de los colaboradores.
    • Buenas relaciones interpersonales y comunicación afectiva-efectiva, que propicien comunicaciones efectivas entre los miembros del equipo.
    • Interacción social, equipos de trabajo y líderes que interactúen positivamente entre sí.
    • Escucha activa para detectar desviaciones o propiciar el reaccionar efectivamente para adaptarse a los cambios.
    • Acciones oportunas en el reconocimiento y recompensas que nos siempre deben ser materiales.
    • Generadores de confianza entre los miembros del equipo y el Líder.
    • Estímulos e incentivos orientados a fomentar el desarrollo personal y profesional de todos los miembros del equipo.
    • La fijación de objetivos y metas claras y alcanzables, que genere la búsqueda de soluciones y estrategias compartidas para su logro.
    • Mantener un acertado sentido de pertenencia, la entrega y la pasión hacia las cosas que nos satisfagan y nos hagan sentirnos feliz.
    • Propiciar la creación de espacios de relajación y propiciar la creatividad e innovación.

Adicional a lo planteado, es fundamental que el Líder promueva escenarios fomentado el buen sentido del humor, es decir, compartir momentos donde existan risas relajas, pues ello contribuye a relajar las tensiones y tiene un efecto sanador que estimula la secreción de endorfinas y puede mejorar los estados depresivos y de ansiedad, presentes en los equipos de trabajo, ante las dificultades de abordar algunas metas o compromisos.

Para que todo lo anterior pueda surgir, las buenas relaciones y el buen estado emocional de cada miembro son la base de cualquier proceso motivacional y armonioso, inmersos dentro de un marco lleno de respeto, equidad, cordialidad y justicia, el cual hace que se retenga la pieza clave en toda organización: el capital humano.

PRESENCIA DINÁMICA

Cuando hablamos de Presencia, nos referimos al hecho de estar en un determinado espacio. Desde el punto de vista social puede definirse como el hecho de influir en la vida de otras personas; es por eso que figuradamente la expresión “tener presencia” puede aludir al hecho de ser importante, de ser reconocido por los demás. Por otro lado, El dinamismo se presenta como un rasgo fundamental que favorece los procesos de desarrollo personal, profesional y socioeconómico, dotándolos de flexibilidad y de un sentido práctico aplicado a la propia realidad de cada situación.

Al hablar entonces de Presencia Dinámica, estamos haciendo referencia de la capacidad del Líder de estar disponible para sus colaboradores en forma dinámica, se trata de la habilidad para trabajar duro en situaciones cambiantes o alternativas, con interlocutores muy diversos, que cambian en cortos espacios de tiempo, en jornadas de trabajo prolongadas sin que por esto se vea afectado su nivel de actividad o presencia.

Las épocas actuales exigen con mayor énfasis, la Presencia Dinámica de los Líderes, y con el uso de la tecnología, esta condición se ve contribuida y permite que este valor sea más fácil de ser manejado por los Líderes. El mantener una presencia que no necesariamente debe ser física, es que los colaboradores están conscientes de que pueden contar con una oportuna respuesta, una participación activa, de allí, que hoy un líder que se respeta, se ve comprometido a desarrollar habilidades en el manejo de herramientas y equipos tecnológicos y considerar el Coaching como un elemento en su formación y desarrollo, para comprender desde el ser a sus colaboradores y poder apoyarles en la resolución de sus situaciones que se plantean en estos entornos cambiantes.

Es por ello que nuestro planteamiento va orientado a que la presencia de un líder sea fluida y dinámica, pero además, armónica, coordinada y diligente, siempre orientado a que cada situación se aborda en forma eficiente y oportuna, y siendo así, considerar que en ocasiones se presentan condiciones en la que los miembros no se sienten atendidos o asistidos por el Líder, lo que contribuye a que los estos pierdan la confianza o consideren que el Líder no esté comprometido con los logros del equipo, es en este momento donde los Líderes comienzan a ser percibidos como “Jefes” que solo establecen los compromisos, pero no se involucran, contribuyendo esto a la ruptura del clima armonioso y por ende la pérdida de credibilidad, confianza y compromiso.

Como podemos observar en lo antes planteado, al hablar de Comunicación Efectiva – Relaciones Armoniosas – Presencia Dinámica, nos estamos refiriendo a un conjunto de valores y/o hábitos intrínsecas de los Líderes, y que no funcionan en forma indiferente, es decir, el LÍDER EVOLUTIVO debe disponer primero que todo, de una Comunicación Efectiva para asegurar que la información llegue en forma clara, precisa, concreta, entendible y comprensible, asegurando así que fluya a todos los niveles. Como resultado de una buena comunicación, se hace necesaria mantener un clima laboral armonioso, es decir, debe disponer de niveles de empatía y cordialidad que contribuyan y propician Relaciones Armoniosas a todos los niveles del equipo para que, de esa forma, el equipo sea más eficiente y aporte soluciones concretas y claras, sin las distorsiones naturales que son generadas por climas laborales difusos, discordantes y tensos, como consecuencia de relaciones donde el objetivo no es compartido. Ahora bien, un equipo puede disponer de buenos niveles de Comunicación Efectiva y Relaciones Armoniosas, pero pueden rápidamente sucumbir si el Líder no cuenta con Presencia Dinámica, pues, este es un el elemento cementante de los dos anteriores, que contribuye a que el equipo pueda evolucionar rápidamente y reaccionar ante los cambios del entorno con una orientación oportuna y efectiva, que garantiza el logro de los objetivos planteados al equipo.

De igual forma y como fue resaltado al inicio, es un hecho cierto que los tiempos han cambiado y nuestro entorno también. El mundo empresarial ya no es el mismo de antes y los líderes también deben cambiar. Los modelos de Liderazgo Carismático, Situacional y hasta el modelo más reciente de Liderazgo Colaborativo, deben evolucionar para adecuarse a los nuevos escenarios, de allí que un Líder Evolutivo, debe fijar sus metas en concordancia a los escenarios, resaltando los valores individuales de cada colaborador, pero siempre en concordancia a las necesidades del equipo. Es así que los nuevos escenarios, han dejado atrás la época del liderazgo empresarial basado en el poder, y donde la posición en la escala jerárquica determinaba “quién es que manda”, ahora nos encontramos en un contexto que exige un liderazgo flexible, abierto, participativo y ágil.

No se puede dirigir con éxito una empresa en este siglo si aplicamos solamente los principios de liderazgo desarrollados hace varias décadas, por esto, la invitación no está orientada a formularse estrategias para redefinir su estilo de liderazgo, la invitación realmente va dirigía a realizar una revisión introspectiva de los elementos básicos que conforman su estilo de liderazgo, y hacer énfasis en la necesidad de revisar el nivel individual de comunicación, el estilo de relaciones que maneja y cómo es su presencia en el equipo, considerando que este tipo de revisión le puede ampliar el conocimiento que como Líder puede adquirir de sus propios estados mentales, o sea, de observarse y analizarse a sí mismo, interpretando y caracterizando sus propios procesos cognitivos y emotivos.

La invitación es a evolucionar en su crecimiento, no como el Líder que es, sino, como el Líder que usted quiere alcanzar y el Líder que su equipo merece, un Líder Evolutivo capaz de dirigir con éxito cualquier organización.

Comentarios o preguntas al autor

ing. Gerardo Guerra, Esp .

Es Ingeniero Civil (egresado en 1984 de la Universidad Rafael Urdaneta – Venezuela) con especialidad en Gerencia de empresas y Planificación Estratégica (Universidad del Zulia – Venezuela). Profesor a nivel de pregrado y postgrado en Universidades Nacionales e Internacionales. Conferencista, Coach, Mentor y Asesor Integral. Ex-Director Ejecutivo de Fedecámaras Zulia y CEO de ISE Consultores LLC

Sigue al autor en sus redes

Por favor, introduce tu correo electrónico, así podemos contactar contigo.
Si tienes un comentario o quieres hacer una pregunta, por favor escríbela aquí
WhatsApp chat